miércoles, 16 de abril de 2008

IMPORTANCIA DE LA ETICA EN EL SER HUMANO

La ética ha estado presente en el ser humano desde siempre como reguladora de los actos humanos, avocando a cada persona a pensar entre lo que es bueno o malo y de esa manera guiar sus acciones, las cuales va a determinar su desarrollo en la sociedad.

La ética es el pilar de la convivencia, es decir, sin reglas, valores o principios morales como podríamos vivir en comunidad sin perjudicarnos unos a los otros de manera salvaje. Independientemente de la sociedad o cultura en la que se viva desde pequeños captamos por diversos
medios la existencia de dichas normas, y de hecho, siempre somos afectados por ellas en forma de consejo, de orden o en otros casos como una obligación o prohibición, pero siempre con el fin de tratar de orientar e incluso determinar nuestras acciones.

Ya que todos los seres humanos nacemos libres, podemos determinar si adoptamos o no las normas morales que nos imponga la sociedad, cultura y religión a la que pertenecemos, sin embargo se puede decir que la libertad humana no es del todo real en este ámbito pues muchas personas actúan bajo una
presión social, cultural o laboral; aunque considerando a la ética y la moral, se nos permite conservar una conciencia, misma que permite a una persona actuar en base a un criterio propio.

En ocasiones existe una incompatibilidad de la libertad humana y las normas morales, o sea entre el ser y el deber ser. Sin embargo el valor moral adquiere su merito en el hecho de ser adoptado por la persona por su propio convencimiento, es decir, una persona no roba no porque lo van a meter a la cárcel, sino porque considera desde su propio interior que es una mala acción, que va contra sus principios morales y bajo ese concepto e interiorización no lo hace. Lo anterior nos lleva a la conclusión que los valores encuentran su carácter moral cuando no son una obligación sino una decisión libre.

Se puede decir que la ética es parte importante y fundamental en el desempeño de cada uno de los seres humanos en su determinada comunidad, pero a su vez es algo propio e intimo de cada persona, la cual en su libertad humana escoge que reglas morales, jurídicas, sociales y religiosas desea adoptar y cuales no, independientemente del castigo o consecuencia que esto le pueda generar, ya que no actúa en función de los castigos o sanciones sino de lo que considera que es correcto o no.

Finalmente podríamos decir que el ser humano es ético cuando actúa en función de lo que profunda y sinceramente considera que es lo mejor, adoptando los valores y principios que desee, pero sobre todo siendo consciente de que sus acciones tienen consecuencias sociales, judiciales, morales y religiosas, por lo cual debe estar dispuesto a afrontar dichas consecuencias en relación con la manera que decida vivir.

1 comentario:

sara valle dijo...

mui bien presentada..:)